LA VIDA DA REVANCHA

sábado, 19 de diciembre de 2009


Hace un año y monedas, los chicos del desaparecido Grupo Hijitus habían anunciado una reunión para el 7 de diciembre. En un principio yo había pensado en ir pero debido a un compromiso que había tomado con antelación no podía asistir. Cuando pasó un día y pico de ese momento, y vi que Don Manuel García Ferré había concurrido por sorpresa, tuve dos sensaciones: la primera, una bronca enorme por no haber estado allí ya que desde muy chiquito yo era fana de Hijitus, Anteojito y Larguirucho; y la segunda, una alegría impresionante porque si bien yo no pude estar, allí había gente que, viendo sus caritas de felicidad, me hacían sentir feliz a mí.
Me dio mucha rabia que a pocos días de ese evento, una persona dijera que "eran chicos que habían ido a comer pizza". Por eso, esa sorpresa ellos se la tenían bien merecida. En mi corazón no había envidia, sino alegría porque ellos, a traves de sus blogs y de una participación más extensa en aquel recordado Grupo Hijitus, se lo tenían más que merecido.
Pero lo que tenía también era temor. Temor de no conocer nunca más a Don Manuel. De no poder agradecerle las horas de felicidad y de enseñanza (Anteojito realmente educaba, por favor QUE VUELVA ESA REVISTA), de no poder estrecharle la mano y sentir esa vibra de un hombre que no es común, porque un hombre común no forma el imperio de ternura y magia que él armó.
Pero este año 2009 me trajo dos alegrías enormes: conocer a Don Manuel en la Expo organizada por Toni Torres, (Luis siempre te agradeceré el gesto de avisarme) y luego a Carlitos Balá. Y pese a que luego lo pude ver a García Ferré en la Legislatura cuando fue nombrado Ciudadano Ilustre y es más, hasta hacerle una larguísima nota junto a Marisa, (a ella le agradezco haberme insistido para que me uniera al Grupo Hijitus en 2008), los momentos vividos el último 16 de Diciembre quedarán anclados en mi memoria emotiva.


El "souvenir" que trajo Omarcito, una verdadera maravilla....

Fabi y Luis disfrutando el cotillón de Marisa...


Una foto con Rama, Leandro y Omarcito juntos no es cosa de todos los días... Gus Biancospino un capo... Otra con Fabi Apólito quien me hizo reír mucho, una con Charles y el Anteojito Gaucho de Omar, y Marisa, la niña en cuerpo de grande, siempre presente


Don Manuel contemplando el Hijitus creado por Omar. A su lado, El Maestro Carlos Garaycochea, y del otro lado, Tulio Hernández (que envidia te teníamos cheeeee). Más atrás vemos a Rodo.

Fui invitado junto a otros admiradores de la obra de Don Manuel, a un almuerzo que se celebró en La Morada. Pero la gran intención de ese almuerzo nos la había revelado Don Manuel en la entrevista que le hicimos: premiar a los fanas, a aquellos grandes con alma de niños, mediante una Cucharita, creando así la Orden de la Cucharita, "para que nunca falte un plato de sopita". Antes de irme de esa entrevista, le pregunté a Don Manuel si podía revelar eso y él no me dijo que no, pero yo preferí reservar la noticia para cuando él mismo decidiera anunciarlo. Eso sí, en aquel post hay una pista al mostrar la cucharita que sería entregada en estos almuerzos.
El primer premiado fue Luis Ardouim, quien se hizo acreedor de un diploma y de la célebre cucharita. Y llegarán más, de a poco, tal cual nos lo anunció Don Manuel off the record en esa nota, muchos fans se harán acreedores de esa distinción.

Don Manuel anunciando la primera entrega de "La Orden de la Cucharita" y luego, el primer condecorado: Luis Ardouim


Omar Acosta y su alegría de estar cerca de Don Manuel. Lo mismo vivió Rama. Ambos recorrieron muchos kilómetros para este instante de felicidad. Luego, Marisa entregándole una caja de bombones y Don Manuel convidando a todos. Pero siempre luciendo la remera que le regaló Carlitos Carella!


Fue un año de muchos logros, y habrá grandes novedades en 2010. Pero la magia que imperó en ese almuerzo, me generó una sensación enorme de angustia cuando terminó. No quería que terminara.Es raro ver a tanta gente junta. No siempre viene Rama, no siempre viene Omarcito. Verlos a ellos junto a Marisa, Charles, Fabi Mullis, Luisito, Fabi Apólito (el "reportero estrella" jajaj sos un capo Fabiiii), Rodo, Leandro, fue muy importante. En la misma mesa larga estaban Toni, Tulio, José Amor, Francisco Buzzo, y el maestro Carlos Garaycochea, al cual pude estrecharle la mano y sentirme feliz.
En un momento, Don Manuel se levantó de su lugar y se sentó junto a nosotros. Y comenzamos a charlar con él, le hicimos muchas preguntas y le obsequiamos presentes. Omar le entregó un hermoso dibujo que todos firmamos, Marisa le entregó una preciosa caja de bombones que el propio Don Manuel levantó y convidó a todos, Charles le dio una remera... Perdón si olvido algo, pero seguramente mis amigos de los demás blogs complementarán toda esta data.
La mañana fue especial: Omar me sorprendió mientras yo miraba una lista de precios. Se paró frente a mí con grandes anteojos oscuros y me dijo "Gustavo?" Yo lo miré y dije: "Eh?". Tardé unos segundos en reaccionar y allí me di cuenta que se hizo realidad aquello que tantas veces le auguré: él iba a conocer a Don Manuel. Su carita de felicidad cuando García Ferré le firmó lo que él le llevó es algo que nunca olvidaré. Omar es un enorme Fana de Don Manuel y vino desde Río Negro para poder conocerlo. Lo mismo con Rama, quien luego de la reunión no podía expresar con palabras lo vivido.
En el almuerzo pude conocer a Marcelo D´Angelo, lo cual fue muy grato ya que es un hombre muy educado y respetuoso, y lo mismo puedo decir de mi tocayo Gustavo Biancospino, que nos regaló almanaques y bolsitas con los dibujos de Anteojito y demás personajes de Don Manuel. Pude también felicitar en persona a Leandro Duger, por la magnífica capacidad para colorear dibujos que posee. Después el infaltable cotillón que aporta siempre Marisa, lo cual le da un color verdaderamente "Trulalalero" a la situación y es algo que a mí me hace muy feliz ya que me recuerda las fiestitas de cumple de mi infancia... el clima que generan esos vasitos y servilletas es inigualable y tan valorado como el olor de los juguetes de la niñez...
Y Omar se mandó una de película: nos trajo muñecos de Hijitus artesanales!. Tanto él como su hermana los armaron como souvenirse pero creo que pasa de la categoría de "souvenir" a sencillamente, una genialidad.
Carlitos en un momento le pidió a Don Manuel un dibujo y luego, saqué fuerzas de algún lado y me animé a pedirle uno para mí. Le dije "el que quiera, Don Manuel". Y García Ferré con la sonrisa que le pidió prestada a Hijitus y la ternura de los ojos de Petete, me miró y me dijo "un Calculín está bien?". No sé cuántos segundos tardé en decirle que sí!.

Nunca olvidaré ese instante. Don Manuel dibujándome a Calculín y dedicándomelo....


Ese dibujo de Calculín dedicado a mí es uno de los tesoros más grandes que enmarcaré pronto.
Luis Rial, quien hace actualmente la voz de Cachavacha nos deleitó con su gracia y buena onda, las empanadas, mortales, y el clima de la Morada es bien retro. Uno se siente como pez en el agua allí.
Omarcito también se animó y Don Manuel le hizo un Anteojito... Debajo, las imágenes de las vitrinas de La Morada, un lugar bien retro...


Eso sí, hubo otro ganador de "la Cucharita", Charles Carella, como lo muestra la foto ( y bueno no será la de Anteojito pero es del café de La Morada cheee)

Declaraciones explosivas de Charles Carella: "Ese Granampanudo de Luis Ardoguin, con sus manejos oscuros me afanó el premio. El ganador de la Cucharita soy yo", dijo Carella, levantando la cucharita del café que el mozo le había ofrecido dos veces...

Cuando la tarde terminó, nos sacamos una foto todos juntos y luego varios nos fuimos a feriar por la calle Independencia. Yo conseguí otro tesoro, una botella de mi bebida favorita de la infancia, la querida "Teem"... el sabor de la Teem es algo que jamás olvidé.

Por favor, que vuelva esta bebida maravillosa...

Y la despedida me dejó una sensación rara. Siento que ese dia fuimos niños por un rato, pero no queríamos dejar de serlo. Queríamos "un poquito más". Seguirán los almuerzos y se renovará la gente seguramente. Creo que todos los fanas de Don Manuel y quienes han hecho cosas por su obra deben pasar por estos almuerzos, más allá de gustos, opiniones y discrepancias. Es que todos los fanas se lo tienen merecido, porque, lamentablemente en un país en donde rige la intolerancia, ser fana de Hijitus para algunas mentalidades "fachas" es ser homosexual, como si la condición sexual de la gente fuera determinante para saber si ésta es valiosa o no. Me joden mucho ese tipo de discriminaciones, que siempre han estado como una nube fulera bajo las cabezas de muchos fanas de la obra de Don Manuel ... Si sos fana de Patoruzú o de Superman, sos "macho" y "entendés la cultura del comic" pero si sos fana de Hijitus y hablás de la ternura que emanan sus aventuras,y la inteligencia de muchos de sus guiones, sos "trolo"...
Qué crotez, diría Mendieta, el perro de Inodoro Pereyra...
Nobleza obliga, aprovecho para agradecer desde acá a alguna gente del actual Club de Hijitus con la cual he tenido discrepancias bravas que motivaron que me retirara del mismo, pero que a la hora de estampar la firma para apoyar el proyecto de la plaza con el nombre de Don Manuel, no lo dudaron. También a Rubén Carrera, quien cada vez que no puede estar presente me manda un mensaje deseando que la pasemos "un kilo y dos pancitos".

Juntos, siempre juntos, fuimos por más... y así seguiremos durante 2010...

A veces pienso en los ataques injustificados, por algunas mentes delirantes que nos acusaron de estar "desautorizados" para hacer una campaña que salió del corazón, y en la cual el propio Don Manuel nos agradeció, pero enseguida me viene a la mente un pasaje bíblico en donde se menciona que la cizaña y el trigo crecen juntos, pero con el tiempo, la cizaña muere y el trigo sigue.
Pero el título de este post no va hacia esa gente, sino hacia mí.
La vida da revancha, y luego de un año en el que pensé que nunca conocería a Don Manuel, ahora veo el Calculín que me dibujó y siento que uno no debe aflojar nunca, que no debe darse por vencido en ningún momento, porque si te caés, te van a seguir pegando en el piso y además, porque si uno, por más defectos que pueda tener, no es un mal bicho, las cosas buenas decididamente llegan, soy de los que creen que si vos cerrás los ojos y deseas algo con mucha firmeza, la vida te lo da y si cuesta un cachito, mejor, la victoria se celebra el doble.
El otro día no fuimos chicos que comimos pizza, fuimos chicos que comimos empanadas, y que nos sentimos gratificados de volver a ser niños por un cachito así de tiempo...
Y les confieso algo... a esta altura, dudo que dejemos de serlo...

Gus
Post dedicado, con sincera emoción, a todos los "grandes con alma de niños" del mundo quienes lejos de envidias y rencores, vibran y disfrutan con las cosas sencillas...

Seguidores

De esto se habló