EL PELIGRO DE UN TECNÓCRATA

domingo, 16 de febrero de 2014

Cuando tenemos un año eleccionario a veces los intereses de varios medios de comunicación suelen llenar los cerebros de los ciudadanos con mucha basura "conveniente" para sus intereses. "En la cancha se ven los pingos" dicen por allí y en un año en donde no hay elecciones, uno cree que es allí donde un gobierno queda expuesto, con lo bueno y con lo malo. Además, este tipo de años nos permite ver las cosas en retrospectiva para poder llegar mejor a un análisis sobre lo que hoy sucede en Argentina.
Cuando Néstor Kirchner asumió en 2003, tuvo la gran idea de dejar como ministro a Roberto Lavagna (recordarán los "K" que hoy critican a Duhalde que Néstor mantuvo al ministro de economía de aquel? o harán como Capitanich, que borró de su currículum "oficial" su ligazón a Adolfo Rodríguez Saá y Eduardo Duhalde?) y al mantener al ministro que pudo "capear" el temporal de 2002, el modelo al que se aspiraba tenía grandes esperanzas de crecimiento. Con una crisis mundial que con el correr de los años tendría impacto sobre varios países de distintos continentes, nuestro país parecía que, económicamente podía aprovechar la "volada".
En aquellos tiempos Néstor tenía buena relación con el Grupo Clarín (¿seguirán los "K" tomando el licor del olvido al que hace mención Alejandro Dolina en las "Crónicas del ángel gris"?), y esta buena sociedad hacía que se enalteciera la figura del por entonces presidente, llevándolo de a poco a convertirse en un "rebelde con causa" ganando adhesiones por un lado y odios por el otro.
Tras el "Cobosgate", la imagen de Néstor se desgastó mucho en 2009. Recordamos que desde 2005 ya había prescindido de Lavagna y comenzado a "meter mano" en la economía argentina. En ésa época, gracias a la importación de soja y otros productos que elevaron las arcas, Néstor tal vez pensó que podía prescindir de cualquier tecnócrata. El efecto "piloto automático" no duraría mucho. Por inercia no se mantienen las cosas y esta inercia es la que está a punto de estallar en este 2014.
Pero continuemos recordando. Con un Kirchnerismo casi al borde del nocaut, Néstor apuesta a la juventud como valor clave de renovación, infundándole las ganas de  batallar en política, de defender un ideal, de apostar a un futuro. Y por otro lado, el difunto presidente contó con una ayuda invalorable: Sergio Massa.
Massa fue el gran ideólogo de "echar mano al ANSES". Convirtió en "caja chica" la vieja Caja de Jubilaciones y esta vez, a diferencia de las cajas PAN de Alfonsín, las ayudas sociales tuvieron el respaldo de una ley y presentaron diferentes matices hasta nuestros dias.
Esta sistema de "Caja chica" que craneó Massa, le permitió al Kirchnerismo gozar de una mejor salud, le mejoró la calidad de vida.... hasta que llegó el Censo de 2010.
¿Por qué el censo de 2010? porque este relevamiento que suele darse una vez por década, en aquella ocasión quedará marcado y recordado como el evento que precedió a la inmediata muerte de Néstor Kirchner.
Y así las cosas, con un velatorio grandilocuente que terminó santificando al ex presidente del mismo modo que ocurriera con Alfonsín (lamentablemente la muerte santifica a algunos políticos y los limpia de toda culpa), Cristina perdió al hombre de su vida, pero políticamente se vio beneficiada del mismo modo que Carlos Menem en 2005 tras la muerte de su hijo Carlos Jr.
Esa "revalorización" de la figura de un hombre que venía desgastado por su soberbia, por su ímpetu intolerante, por sus contradicciones (Menem era "el mejor gobernador del país y un gran presidente pero a la vez había sido el gran mal del país ¿¿?? o su controversia con Magneto varios meses después que fueran prácticamente "socios del poder" ¿¿??)  y por su esfuerzo en tapar la corrupción en la que su propio gobierno comenzaba a verse manchado,  lo puso  a Néstor en un bronce del cual muchos dudamos de su real valor.
Pero Argentina es un país en el que uno no puede aburrirse. Todo es tan vertiginoso que aquel beneficio político que trajo la sorpresiva muerte de Néstor (54% en la reelección de Cristina en 2011) volvió a esfumarse, con una nueva derrota electoral en 2013.
Ya no importaba la concesión a los gays en darles casamiento legal. Ya no importaban los esporádicos aumentos a los jubilados ni los Planes Trabajar ni los subsidios. Nuevamente, Cristina volvió a acariciar la lona de la derrota. No llegó a besarla, se mantiene de rodillas, erguida, pero no llegó a besarla aún.
Aquel "piloto automático" que había puesto en marcha Néstor, está quedándose sin calibración y la nave, sin combustible. El "no manejo" de la economía lleva a estos riesgos, que, por equilibrio natural, conlleva otros: la llegada de un tecnócrata.
Tarde o temprano corremos riesgos de que llegue un economista tecnócrata "de ajuste". De esos que sufrimos en las épocas de Alfonsín, en la primera de Menem con González y en la era de De la Rúa con Machinea y Cavallo luego (efímero paso de López Murphy). El mal manejo de la economía requerirá, quiero o no Cristina, a un ministro con experiencia, habrá que afinar el lápiz para buscarlo. Porque en caso que llegue alguien con variables de ajuste, estaremos cerca de un nuevo colapso de la bastardeada clase media, que cuando protesta no lo hace con ollas Essen sino que lo hace con lo que tiene a mano para hacer ruido, porque desde el voto, no se está haciendo escuchar.

TN - Grupo Clarín

Creer que el Grupo Clarín es el "bueno" de la película y el primer opositor al gobierno, es, a esta altura, una idea rosa. La empresa Torneos pertenece al Grupo Clarín y es la que produce junto con el gobierno el Fútbol para todos. No sólo eso, sino que el propio gobierno iba a trabajar con la máxima figura artística que Canal 13 (integrante del grupo) tiene, que es Marcelo Tinelli. Si el enfrentamiento fuera tan sanguinario como nos quieren hacer creer, nada de esto ocurriría. Si esto fuera una brecha real, no acomodaría el Grupo Clarín su grilla y sus empresas en pos de una ley que antes "veían injusta". Esto no es una historia de buenos vs malos. Acá nadie se salva.

El "panquequeo" del Grupo América

Rápidamente tanto Jorge Rial (cara visible de unos de los ciclos de más ráting de America) y Rolando Graña (gerente de noticias) comentaron su adhesión a Sergio Massa. En algunos programas deslizan críticas más vehementes que antes de las primarias. Evidentemente, quieren pegar el volantazo a tiempo.

Fútbol para todos

Como hemos dicho en algún post anterior, es un delirio que el gobierno pague, con dinero del pueblo, fortunas para que luego, los clubes las dilapiden. Se supo hace poco que un dirigente de RIver utilizó la tarjeta corporativa del club para pagar una estadía en el parque de Universal Estudios. La plata del Fútbol para todos va para esos despilfarros. Lo determinante de la novela Tinelli - gobierno marca al verdadero actor de la misma, que es el Grupo Clarín, ya que Torneos, como señalamos antes, está a cargo de la producción de los envíos, esté Tinelli o no.

El Macrismo y sus vaivenes

Mauricio Macri nunca termina de entender que hacer política es distinto a ser presidente de Boca. En los lugares y hechos punturales, por lo general no aparece, o está fuera del país o manda a alguien. Maria Eugenia Vidal, vicejefe de Gobierno, le cuida muy bien las espaldas. Sobre ella reposa Mauricio, sabe que Vidal no es Larreta. Pero sólo con eso no alcanza. Macri sabe que ante la caída de imagen "K" tendría chances presidenciables pero ante el surgimiento de Sergio Massa, le ha salido un grano donde no lo creía. Vidal parece por momentos que va a la provincia, por momentos no, que Michetti va acá, que va allá.... Da la sensación que Massa logra en cinco minutos más orden y coherencia que Macri en años.

El futuro del país está encaminado, aparentemente, hacia un estallido económico por un lado, y por el otro, por uno de la bastardeada clase media. Cristina puede evitar esto si logra dar con un ministro que navegue por aguas intermedias, que aplique un poco de técnica económica y que por otro lado, contemple el asfixio que mucha gente posee. Los que trabajan todos los días, los que viajan mal en subte o en colectivo, los que pasaron un diciembre con dias y semanas sin luz ni agua, están con la paciencia a punto de estallar. Se les tira un chasqui boom y estallan. De la pericia de Cristina dependerá salir de esto. Ella debe seguir, no debe abandonar el barco. Que escuche los reclamos de la gente no significa que su orgullo caiga, al contrario, una muestra de coherencia y verdadera sensibilidad social (no la sensibilidad "demagógica" al crear planes sociales, con eso no alcanza)  hacia la clase media trabajadora, podría asegurar una convivencia pacífica hasta la entrega del nuevo mando. Puede? sí. Depende de ella, de rodearse con gente capaz, de desarticular "la Cámpora", un grupo de personas que se hacen ganar el odio popular con sus acciones, de acudir al diálogo con las demás fuerzas opositoras. Con una actitud coherente, Cristina podrá cerrar su mandato de mejor manera que ahora y hasta quien sabe, podría animarse a presentar algún candidato presidencial.
Todo esto es posible, pero ante los hechos previos de los últimos tiempos, sabemos que es difícil que Cristina tome estas actidudes.
Pero si hay algo que quien esto escribe tiene en claro, es que ella debe seguir hasta el final. Son justas las marchas y reclamos. Pero quien gobierna debe cumplir su período.
Las cartas están sobre las mesas, ya no hay máscaras por parte de nadie. Sólo queda esperar a ver que pasa.

0 comentarios:

Seguidores

De esto se habló