DESDE EL LUNA PARK

martes, 12 de octubre de 2010



El domingo 10/10/10 el Luna Park estalló. Ese edificio que albergara grandes recitales, enormes combates y espectáculos para el aplauso, ahora volvía a recibir a la Troupe de Cien por Ciento Lucha.

Viloni y los suyos ya habían estado por allí varias veces. Con Gaby los vimos en 2008 y ahora la velada se repetía festejando doscientos programas y doscientas presentaciones en la giras por el país y aledaños.

La impaciencia de todos para que empiece el show. Mientras, los encargados de la limpieza preparan el ring

El show empezó casi veinte minutos más tarde pero valió la pena esperar. El Luna con sus luces y su magia empezó a latir cuando entró Leo Montero (Argentina país generoso) y luego la querida "dupla olímpica" conformada por Eduardo Husni en los relatos y Osvaldo Príncipi en los comentarios. Debemos detenernos aquí. Este programa no sería lo mismo sin Príncipi. Sus comentarios cargados de gracia, con su estilo particular para sobreactuar los recuerdos, son uno de los clásicos de este ciclo.

Apareció Leo Montero y luego "La Dupla Olímpica". Sin Príncipi no es lo mismo.

Un párrafo aparte merecen la AVIVADA de quienes venden bebidas y comida en el Luna. Un pancho sale DOCE PESOS. Una hamburguesa cuesta DIECISIETE PESOS. El pancho lo entregan en un sobre metalizado que dice "Swift". La salchicha aparece recalentada y de color pálido. Está en condiciones comestibles, no lo vamos a negar, pero no vale ese precio.

El pancho más caro del mundo. Doce pesos.

Sigamos.
Luego del saludo en forma de ovación hacia Rubén Peucelle, (el "Ancho" en la época de Titanes en el Ring, hoy mánager y único veedor de los combates), abrieron el fuego Hip Hop Man y Mosca. Estos son los combates que más disfruto, ya que son los que más se parecen a Titanes en el Ring. En aquella época, la técnica contaba mucho. Sino, fíjense quién es el "Karadagián" moderno: Vicente Viloni es un cuerpo híper trabajado, muy musculoso, y lo lindo del catch es la técnica con la cual los "livianitos" pueden contra los grandotes forzudos. No tengo nada contra Viloni pero realmente me gustaría que el campeón fuera Hip Hop o alguien de su envergadura. Ver luchar a los "livianos" es un placer para quienes gustamos del catch.

Tal vez la mejor lucha de la jornada. Hip Hop Man vs Mosca. Destreza y técnica.

Y luego de la victoria de Hip Hop, continuaron desfilando los luchadores. Balout y Gorutta no se sacaron ventaja y empataron. Más tarde apareció La Masa nueva. Este es un verdadero problema para la producción del programa.

El único lunar que le salió a la producción. La Nueva Masa no convence a nadie.

Resulta que hace semanas, despidieron al actor que hacía de La Masa, Luis Montanari. El tema es que La Masa, pese a que era el rival de Viloni, en consecuencia un "malo", tenía tanta o más popularidad entre los chicos que el motoquero de Villa Urquiza. Se ve que eso no lo calcularon. Entonces, Montanari apareció en "Intrusos" ventilando lo que ocurrió y la producción del programa emitió falsos videos callejeros en donde La Masa aparece tatuada en su cuerpo, empujando a una viejita a la vereda, siendo buscado por la policía, golpeando cosas en una parrilla, etc. El escándalo aumentó y ahora la producción ideó lo siguiente: en el Luna Park, la nueva Masa iba a declarar que él es el verdadero y que el anterior era un impostor. Así se hizo y el abucheo de la gente provocó incertidumbre en los productores que no saben aún cómo resolver este tema ya que el personaje está perdiendo carisma y cariño de la gente.

La pelea de las dos revelaciones del torneo fue vibrante: Baboson, el luchador cordobés que baila al ritmo del cuarteto, se enfrentó contra El Pibe Alfajor, una versión moderna de aquel Pibe 10 de los años '80. El Pibe Alfajor se viste con una chaqueta dorada, emulando el papel de los alfajores. Ganó éste último ante la ovación de los chicos. Este es uno de los luchadores más queridos y que se ha ganado rápidamente un lugar en los chicos.

El Pibe Alfajor es el nuevo ídolo de los chicos. Interesante lucha contra Babosón. Gorutta y Balout no se sacaron ventajas. Sodrak y Cara de Máscara siguen invictos.

Luego de algunos combates más, como por ejemplo, la gran victoria de la dupla invicta Sodrak - Cara de Máscara, que apabullaron a Dorival Santos y al Burro Santillana, llegó el desafío final: Vicente Viloni versus El Primo.

Llega Viloni aclamado por los chicos. Luego, el saludo ritual

Y El Primo no es otro que el pariente de Viloni, que llegó hace un año al torneo para "limpiar la sangre del apellido" y poner todo en su lugar. Físicamente parecidos, a El Primo lo distingue su barba candado.

El Primo vs Viloni. Un clásico de estos tiempos.

La lucha fue espectacular. Muy típica de aquellas hazañas del gran Martín, por momentos dominaba El Primo, luego hizo lo propio Viloni y cuando parecía que éste iba a ganar (incluso, arrastró a su primo de los pelos y lo llevó entre el público), entraron Dimitri Kazov, Mugre y Tito Morán para acabar con Viloni. El operativo lo craneó Kazov, quien quería vengarse de una derrota frente al campeón del Pueblo.

nViloni "paseó" a El Primo entre la gente para humillarlo y que se le vaya la soberbia. Tito Morán entró vestido de boxeador olímpico y junto con Kazov y Mugre tuvieron a maltraer al Campeón del Pueblo.

Mientras intentaban desmembrar a Viloni, cuando todo parecía perdido, entró el sudafricano Muzambe Tutú a defender a su amigo. Muzambe es una gigante forzudo que puso todo en su lugar rápidamente.

Muzambe ya ayudó a Viloni y "limpió" el terreno.Una vez que quedaron solos, Viloni ejecutó el "vuelo del ángel" para despachar a El Primo.

Así, nuevamente solos, Viloni y El Primo dirimieron el combate. El Primo le había quitado el título en enero de este año a Vicente y lo había hecho llorar de vergüenza.
Pero ahora la historia fue distinta, el Campeón del Pueblo ganó (ahora están 2 a 2) y seguramente se avecina una finalísima en diciembre.

Y ganó Viloni nomás. De todos modos, en la puerta de entrada, estaba el verdadero Campeón de Campeones. Con ese cinturón y la máscara de La Masa verdadera, no había que temer que ningún colado hiciera de las suyas.

El público estalló con la última pelea. Dos horas y veinte de show.
Un domingo diferente. Un Domingo de Luna...

Gus

Seguidores

De esto se habló