SIEMPRE EN EL RECUERDO

miércoles, 13 de noviembre de 2013




La historia cruda y oficial dirá que un 29 de abril de 2013 falleció Federigo Giolli. Pero la fría estadística no podrá derrumbar todo lo que este hombre significó para el eterno Topo Gigio. Federigo era el escultor. Iba a colocar comillas al escribirlo pero no corresponden. Giolli fue un escultor de verdad, con sus manos y tijeras moldeaba en goma espuma al famoso ratoncito que pedía el besito de las buenas noches a su interlocutor antes de irse a dormir.

Quien esto escribe tuvo la suerte de conocer a este italiano que, cuando llegó Gigio al país, se quedó a vivir para siempre.  
Cuando a través de la revista “Piedra Papel o Tijera”, quien esto escribe junto con Marisa Catania, entrevistamos a Ernesto “Corcho” Segall (una de las voces argentinas de Gigio), en un pasaje de la nota, “Corcho” nos mencionó que probablemente Federigo viviera en nuestro país. Y con ello, llegó el contacto de Omar Campana, hombre clave en toda esta historia.

Dr. Omar Campana
Ahora bien: ¿quién es Campana?. En principio, es el  Coordinador del Servicio Social del Hospital Italiano de San Justo "Agustín Rocca". Pero además, es quien  ha rescatado a Giolli de la indigencia hace varios años.
El Topo, para Federigo, había sido su vida. Una vez que el ratoncito se retiró de nuestra pantalla, Giolli quedó sin empleo. Se quedó a vivir en Argentina pero su salud fue deteriorándose. A través del Consulado Italiano, fue internado en el Hospital Italiano de San Justo, pero, según cuenta Campana: “un día el Consulado cortó ese aporte y Federigo recayó en un lugar público. De allí se escapó, y al tiempo fue hallado en la calle en estado deplorable, golpeado, fracturado y muy débil. Finalmente me ocupé de traerlo nuevamente al Hospital y a partir de allí permaneció a mi cargo”.
La historia de Federigo atrapó tanto a Omar que desde esos primeros momentos intentó entrar en contacto con los familiares o conocidos a los que podía acceder. ¿Cómo es posible que alguien tan relacionado con un personaje mundial como es Gigio termine solo, en ese estado? Encomiable la tarea de Campana. Encomiable. En una de sus tantas charlas, Federigo le había hablado de su relación con “Corcho” Segall, y navegando por la web, Campana dio con la nota que le habíamos hecho a la “voz” argentina de Gigio y entró en contacto con nosotros.
Así fue que nos organizamos y le pudimos hacer una visita a San Justo para conocerlo.  Fue un reencuentro emotivo en el que nos firmó los Topos que llevamos y hablamos un rato con él.
Tremendamente emotivo fue cuando Corcho lo miró fijo a los ojos a Federigo, acto seguido le mostró una caricatura de un joven Corcho y éste, mirando la caricatura, volvió a fijar la vista en él y  le dijo “¡Corcho Segall!”. Tremendamente emotivo. 

Según cuenta Segall, Federigo decía “Corrrrrchito, ¿me puedes comprar cigarritos o cigarros, que no tengo un puto cobre?”
Ese mismo día,  supimos que hasta hace un tiempo, Giolli había vuelto a recortar figuras sobre goma espuma, de hecho las hemos visto. Pero nunca más volvió a hacerlo. Unos meses después de haber llevado a cabo ese primer encuentro, sobre fines de diciembre  de 2011, volvimos, ya que “Corcho” había prometido ir  al Hospital Italiano de San Justo, guitarra en mano,  para alegrar a la gente de allí, Federigo incluído.

Federigo Giolli junto a "Corcho" Segall.



Y fue una jornada inolvidable. Segall interpretó temas de todos los tiempos, alegró a toda la gente del lugar y el mismo Federigo asentía con la mirada alegre.
Siempre quedó pendiente una nueva vuelta. Campana informaba por teléfono sobre la caída de su salud. Pasaron los meses y en mayo de 2013, tras una llamada a Omar, el doctor informó que el 29 de abril, las manos del escultor ya no se moverían más. 
Se había ido, sencillamente a esculpir nubes… Algunos noctámbulos que acostumbran ver el cielo con la ilusión de descubrir “algo más”, afirman que cada tanto suele verse alguna nube con forma de topo…

0 comentarios:

Seguidores

De esto se habló